jueves, 27 de febrero de 2014

Las cigüeñas de Barcial del Barco.


En Barcial del Barco, pueblo cercano a Benavente, a no más de  15 Km, desde hace bastantes  años hay una colonia de cigüeñas. Pero este hecho no nos llamaría la atención sino porque casi todas ellas tienen sus nidos en una chopera que se encuentra en medio de la vega y no lejos del río Esla. Y las que no los tienen en los chopos los han hecho sobre las torretas del tendido eléctrico que pasa por dicho lugar. 
Árboles con los nidos de cigüeñas. A la izquierda el pueblo de Barcial.
También las torretas tienen nidos. 
Hace unos días me acerqué por allí, a la hora de la comida, y pude escuchar el crotoreo de las aves, unas estaban en sus nidos y otras revoloteaban en tono al lugar en el que se encuentran. Podemos decir que ya han llegado todas las parejas y se ha cumplido el refrán o los refranes que se dicen sobre ellas el día de San Blas (2 de febrero). El más conocido y más sencillo Por San Blas la cigüeña verás. A este se han añadido otras palabras o expresiones que lo hacen diferente:…si no la ves, mal año es; si no la vieres, mal año tuvieres; si la vieres, año de nieves; Y de otra forma  también: Malo si viene antes, peor, si en los meses restantes; y si está cerca el verano la verás más temprano, etc. Lo cierto es que su llegada es preludio del cambio en el tiempo y también de alegría y regocijo, como se expresa también en este otro refrán: Mira con cara risueña, por San Blas, a la cigüeña.
Los nidos están ya preparados para vivir y criar a sus polluelos.
Lo cierto es que las cigüeñas ya han llegado a Barcial. Les toca ahora atender a la preparación y acondicionamiento de sus nidos. Aquí pasarán unos meses, los de la primavera y parte del verano, pues a partir del mes de Agosto comienzan a emigrar de nuevo, no sin antes haber incubado y criado a sus hijos hasta que sean capaces de emigrar con sus padres, o ya sin ellos.
Los chopos y las cigüeñas con sus nidos se encuentran a la salida del pueblo en dirección a Zamora. Ahora, en febrero,  hasta se pueden ver los nidos desde lejos, pues las ramas de los árboles aún no tienen hojas. Y podemos ver a las cigüeñas sobre ellos, posadas en los sembrados, o volando por las cercanías.
A veces salen de los nidos y revolotean en las alturas.
De vez en cuando algunas regresan al nido.
Me da la impresión de que las aves se encuentran bien en este lugar. Se ve que han encontrado un hábitat propicio y acomodado a sus necesidades: en la vega del Esla, no lejos del río, ni tampoco del pueblo, cosas que a ellas les gustan. Porque lo que necesitan y quieren es estar cerca del agua y de aquellos lugares que les puedan proporcionar alimento. Y también les agrada ver gente, la presencia de personas, sean niños, jóvenes o mayores, cosa que nunca les ha molestado. De hecho ellas desde siempre se asentaron sobre las torres, espadañas u otros edificios elevados de pueblos y ciudades, como queriendo vivir, o si queremos, convivir con los vecinos, acompañándoles, e incluso alegrándoles un poco la vida.  
Los agricultores del pueblo, que tienen sus tierras en torno a la arboleda, las conocen muy bien. Saben cuando llegan o se van, cuando incuban los huevos y cómo crían a sus polluelos, lo que comen y en qué lugares, etc. A veces cuando aran o siembran sus tierras algunas aves se colocan o van detrás de los arados, en busca de alimentos que les proporcionan la tierra removida. Pero también se acercan a otros lugares cerca del pueblo y a las orillas del río, o de lagunas y embalses, para buscar la comida.
Las tierras del entorno están cultivadas.
Son más de 50 los nidos que he visto en Barcial en los árboles y en las torretas eléctricas cercanas a ellos. Casi todos con su pareja de cigüeñas, tal vez las mismas que los hicieron y habitaron en años anteriores.  Si al llegar lo encontraron destruido, durante un tiempo se han dedicado a su reconstrucción. Y es que pronto llegará Marzo y las hembras pondrán los huevos, de tres a cinco, cuya incubación, durante 33 días, corre a cargo de los padres. Los pollos nacerán en abril o mayo y permanecerán en el nido unos dos meses.  Por San Juan las cigüeñas empiezan a volar, dice el refrán.
Concretamente, a partir del mes de junio, y durante los meses de julio y agosto, cuando los pollos se han practicado ya en el vuelo, y están preparados, comenzarán a emigrar. Y se irán a pasar el invierno al sur de España e incluso algunas lo harán a Africa, en donde encontrarán mejor clima. Y pronto volverán de nuevo a Barcial, en torno al día de San Blas, cuando los días son algo más largos y el sol luce ya más y mejor, a pesar de no haber terminado el duro invierno.



domingo, 23 de febrero de 2014

Benavente: Antigua Plaza de Toros. 2


2.- En la anterior publicación pudimos ver imágenes antiguas de la plaza. Estoy seguro de que habrá muchas más que muchos benaventanos desearían conocer, si sus dueños lo permitiesen.
Las siguientes fotografías son ya más recientes, pero sirven también para recordar dicho lugar. Fueron hechas por mí, en el año 1976, cuando en varias ocasiones asistí a algunas de las corridas, novilladas o becerradas que se celebraban. En esta ocasión sería una becerrada a juzgar por los protagonistas, que son algunas personas de la ciudad, con afición, también valor y cualidades para salir al ruedo y enfrentarse con las vacas o novillos, aunque fuesen de menor tamaño y fiereza.
Desde  la zona de sombra pude ver y captar con mi cámara una parte de la plaza, la zona de sol, con el paisaje de la vega del río Esla al fondo y, ya más cerca, la subestación eléctrica de Iberduero a la izquierda y el almacén de alimentación Alasa a la derecha. 
Se ven diversos momentos del espectáculo: regando la plaza, de una forma algo artesanal, pues  una furgoneta arrastra un remolque en el que van unos bidones de agua.
El paseíllo con los toreros o novilleros, subalternos, las mulillas que se encargarán del arrastre de los toros y demás ayudantes en la fiesta.     
 Vemos también la salida del animal, y algunas faenas durante la lidia, así como otros momentos del espectáculo.
 Y se ve hasta la entrega de premios u obsequios a los toreros, o novilleros aficionados.
 Tal vez se tratase de una novillada a cargo de aficionados por las fiestas del toro.
Sobre toros, toreros, plaza, peñas, festivales, etc. hay personas en Benavente muy entendidas y que son las que mejor pueden dar fe de sus vivencias en este aspecto. Espero y deseo que al ver estas imágenes se animen a contar y descubrir nuevas cosas que sirvan para conocimiento, o si se quiere de curiosidad, para los muchos aficionados que hay en la ciudad. 
Regando la plaza de forma un tanto artesanal.

Momento del paseillo.
Saltando sobre el novillo.
Escena de toreo.
De rodillas ante el toro.
Corre, corre, que te pillo.
Vuelta al ruedo con premio.
La última faena.
Las mulillas arrastrando al novillo.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Benavente: Antigua Plaza de Toros.1


La plaza poco antes de su desaparición en el año 2004. (F. J. Cachón).

La antigua plaza de toros de Benavente, en la actualidad ya desaparecida, se encontraba al final de la calle, hoy avenida, denominada con su nombre. Esta calle que comenzaba en la Plaza Virgen de la Vega, es hoy la Avenida Sor Asunción Romo hasta la gran rotonda de la Avda. Luis Morán. A partir de aquí la calle está dedicada a la antigua plaza., como he dejado escrito en la publicación anterior.
En Benavente, como en muchas otras ciudades y pueblos de España, había y sigue habiendo mucha afición a los toros y demás espectáculos en los que estos animales son los protagonistas. Tal vez sea debido, en parte, a que cuenta con la tradicional y antigua fiesta del Toro Enmaromado. Pero hasta finales del siglo XIX, concretamente durante los años 1870-71 no se construyó la plaza. Y lo hizo un empresario benaventano, muy aficionado también a la fiesta, D. Miguel Mayo Fernández.
Antes de su construcción “los festejos taurinos se celebraban en la plaza de San Francisco enmarcando el ruedo con los carros de los labradores locales”. (J. Cachón. Corrillos y Gentes. Memorias y Vivencias de Benavente).
En el lugar donde estaba la plaza había una josa en donde no faltaban las viñas, ni los árboles frutales e higueras. Y estaba cerca del antiguo puente de las Delicias. El tendido de sombra daba hacia el lado de la carretera de la Coruña y el de sol, con mucha tierra acumulada utilizada en su construcción, al lado contrario. 
 
Antiguo puente Las Delicias. (F. Ledo del Pozo)
Estado actual de la zona. Al fondo el lugar donde estaba el puente Las Delicias.
La plaza se inauguró en 1873 cuando ya los tendidos de sombra y de sol, con sus asientos de adobe, así como los corrales, chiqueros y demás, estaban ya preparados. Asistieron 3000 espectadores, aunque tenía cabida para 5000 e incluso más.  Y en los palcos, de tablón corrido, se encontraba siempre la autoridad local, un asesor taurino y un veterinario
Parece ser que a lo largo de los años se sucedieron varios empresarios, encargados de realizar los distintos eventos, algunos de importancia, pero fue ya en las décadas de 1920 y 1930, cuando los festivales, las becerradas, charlotadas  y  novilladas fueron en aumento. Y cuando empezaron a surgir aficionados al arte del toreo en la ciudad que actuaron como novilleros unos: los hermanos Corralito, A. Martínez Rosales, etc. y otros que simplemente participaban en los festivales benéficos a favor de la Cruz Roja, del Asilos de Ancianos, de la Cantina Escolar, etc. 
A partir de 1947 la plaza comenzó a empeorar, aunque siguieron celebrándose mucho y variados espectáculos. Su deterioro continuó en la década de 1950, cuando pasó a ser de propiedad municipal, pero ello no impidió que se celebrasen corridas con la participación de importantes diestros: como El Viti, Andrés Vazquez, Curro Girón, etc. También algunos rejoneadores famosos. E incluso fue en estos años, concretamente en 1952, cuando actuó por primera vez el torero local José Mª Forés, que, según cuenta J. Cachón en su libro, “tomó la alternativa en el año 1979, por el Corpus, el día siguiente de la fiesta del Toro Enmaromado, siendo empresario de la plaza Teyo. Le acompañaron en el cartel Andrés Vázquez y Gabriel de la Casa”.
Por las décadas de 1960 y 1970 la plaza se recuperó algo al efectuar en ella obras de limpieza y algunas reparaciones. Y siguió en plena actividad con corridas de toros por las ferias de septiembre, el Corpus y la Ascensión, con novilladas y otros espectáculos durante las fiestas del Toro Enmaromado, y en otros momentos. Pero a finales del siglo XX por la situación en que se encontraba y al no disponer de las infraestructuras necesarias, sanitarias y de seguridad requeridas, comenzó a abandonarse y con el abandono vino la destrucción definitiva en el año 2004. Pronto se convirtió el lugar en un solar en el que se han edificado y se edificarán viviendas en el futuro, ya que es una zona urbanizable.
La ciudad de Benavente cuenta desde el año 2006 con una nueva plaza de toros, aunque sea de chapa gran parte de ella, que presta su servicio. Pero muchos ciudadanos, sobre todo los mayores, añoran la antigua plaza, que, aunque construida con tierra y adobes y estuviese rodeada de árboles y viñas, les producía otras sensaciones, y más al recordar que allí vieron a famosos toreros, ya citados, y además a Luis Miguel Dominguín, Antonio Ordoñez, Gallito, Machaquito, Curro Romero, etc. También a rejoneadores tan destacados como Angel y Rafael Peralta, entre otros. Les recuerda también la antigua plaza la existencia en los campos próximos a la ciudad de algunas ganaderías como las de D. Casimiro Sánchez y D. Santiago Muñoz Represa. Y muchos otros momentos de este lugar y los numerosos espectáculos que se celebraron en su recinto.
1.-Las imágenes siguientes procedentes del archivo del C.E. B Ledo del Pozo, y cedidas por socios y amigos, nos muestran la celebración de alguno de los espectáculos allá por la década de 1920, años en los que la plaza se encontraba en plena actividad. En algunas de ellas vemos incluso niños, junto a sus padres y demás asistentes. Es de suponer que se trate de un festejo para todos los públicos. Pudiera ser el Bombero Torero u otro parecido. 
Niños, jóvenes y mayores en un día de fiesta en la plaza. ( L.C. Nuevo).
Otra vista del graderío y del estado de la plaza. (L.C. Nuevo)
Afiicionados en el ruedo antes de comenzar el espectáculo. (Foto: J. Cachón).
Se nota gran afición en todos los presentes y una buena disposición para gozar del espectáculo. Vestidos de acuerdo con la época y casi todos los hombres con sombrero o visera. En la parte superior del tendido varios guardias civiles, que, además de encargarse del orden, disfrutan también del espectáculo.
En otra fotografía se ve el palco o tribuna, de madera y algo en ruinas. En ella se colocaban quienes presidían el festejo: no faltaba el alcalde o un representante municipal, el veterinario que se encargaba de todo lo relacionado del animal, y un guardia civil como encargado del orden.

A la detecha tribuna de la presidencia, de madera y en ruinas. (L. C. Nuevo).
En algunas imágenes vemos a los banderilleros, la suerte de varas y la actuación del torero local José María Forés,  antes de su alternativa.

Suerte de varas. (Foto: Filmoteca Regional, año 1920).
Momento del paseillo, antes de comenzar la corrida.
Jose Mª Forés, torero local, en un día de su actuación.
J. Mª Fores toreando.
Lance del toro en la plaza. Año 1920.


sábado, 15 de febrero de 2014

Benavente: Avenida Plaza de Toros.



En el callejero actual esta avenida comienza en la gran rotonda que hay en la Avenida Luis Morán, conocida antes más como carretera de la Coruña, y termina en otra rotonda, en este caso pequeña, que se encuentra al comienzo del Camino de Miraflores, ya en  la urbanización Bellavista. 
En un tiempo anterior la avenida comenzaba en la plaza Virgen de la Vega y se extendía hasta más allá del lugar en el que se encontraba la antigua y desaparecida plaza de toros. Pero desde hace ya bastantes años el callejero está modificado y la que comienza en la citada plaza Virgen de la Vega es la denominada avenida, sería mejor decir calle, Sor Asunción Romo, que llega hasta la citada gran rotonda, y a partir de esta comienza la Avenida de la Plaza de Toros.
Al comienzo de la avenida Plaza de Toros podemos seguir viendo unas casas de planta baja con ligeras modificaciones, que ya existían antiguamente. Y luego el amplio solar en el que se encontraba la Plaza de Toros desaparecida. En una parte de dicho solar se ha construido un edificio de cinco plantas. Se trata de un grupo de viviendas de protección oficial. Después existen unos solares más que nos indican todo el espacio que ocupaba el recinto taurino y su entorno.

Edificios de viviendas a lo largo de la Avenida.
Lugar en el que se encontraba la antigua plaza de toros.
Por la acera contraria vemos viviendas unifamiliares, construidas hace unos pocos años y que forman parte, como otras muchas cercanas, del nuevo barrio de El Pinar. Más abajo se ve el edificio de los almacenes de alimentación Alasa con más antigüedad que las viviendas. Y luego hay algunos otros solares y tierras hasta llegar a la rotonda por la que se puede ir hacia el Centro de Transportes, la carretera de León y la autovía de Madrid o la Coruña.

Vista desde la parte alta de la avenida.
Las casas desde la parte baja.
Si pensamos en el sentido que tiene y lo que significa el nombre de avenida, aplicado a las ciudades, ni una ni otra lo merecen, pues ni destacan por su amplitud, ni en ellas hay paseos y arboleda que hagan merecedoras de tal nombre a las que tal vez se deberían denominar calles Sor Asunción Romo y calle Plaza de Toros. Pero mientras no se modifique el callejero conviene respetar lo acordado.
No cabe la menor duda de que si esta calle, hoy avenida Plaza de Toros, es famosa y conocida por todos los ciudadanos de Benavente y su comarca, lo es porque en ella se encontraba, en el pasado, la plaza de toros, a la que muchos acudían los días en los que, a lo largo del año de celebraban corridas, novilladas, becerradas u otros espectáculos taurinos. Hay que reconocer que en esta ciudad hubo siempre gran afición por los toros y todo lo relacionado con ello. Y hasta hubo algunas ganaderías,  de vacas, novillos, y también toros, para las corridas.

Solares en el lugar que ocupaban las distintas dependencias de la plaza de toros.
La avenida continúa hasta la pequeña rotonda de la urbanización Bellavista.
Además, como veremos en este blog próximamente y a través de imágenes antiguas,  era una plaza de toros amplia, y que prestaba un gran servicio a la fiesta. Pero su estado de conservación y el no reunir las condiciones y exigencias actuales, hizo que se dejase de utilizar. Con ello la ciudad se vio privada durante un tiempo de algunos espectáculos hasta que se consiguió la instalación de la nueva plaza.   
La nueva plaza de toros en La Rosaleda, detrás del Mercado de Ganados.
Las imágenes que veremos proximamente nos mostrarán su situación, forma, amplitud y algo de los muchos y variados festejos, y otras actividades, que se celebraban en ella. Hoy quiero dejar constancia de que se la recuerda en el callejero con el nombre de esta avenida, y de que en el lugar que ocupaba solamente hay nuevas construcciones, edificios de viviendas o casas unipersonales, y algunos solares o espacios vacíos a la espera de ser urbanizados. 


Solares que ocupaban también algunas dependencias de la antigua plaza.