domingo, 29 de mayo de 2016

Benavente: La Calle Mirador del Río


La verdad es que no sabía ni que existía una calle con este nombre en la ciudad. Sí que conocía y  había visto la que se llama Calle Mirador de la Sinoga, que se encuentra muy cerca. Pero hace unos días, en una información municipal, se hablaba del proyecto de reparar el pavimento de la misma. Por ello me acerqué para ver y conocer su situación y estado, y escribir algo también sobre ella.
El lugar de su emplazamiento no resultará desconocido para los vecinos de la ciudad, pues todos  la asociarán o relacionarán con la famosa Cuesta del Río. Y efectivamente así es. Se trata de una pequeña, corta y estrecha calle, sin salida, que se inicia, a la derecha, al bajar por la Cuesta del Río. Exactamente frente a la entrada del aparcamiento subterráneo de la Mota Vieja, que está en la acera de enfrente.
Foto de la calle vista desde la Mota Vieja.
A la izquierda árboles y vegetación...
A pesar de ser corta predominan los nuevos edificios, aunque también dan a ella algunas casas bajas, al menos la parte de atrás de las mismas, que tienen la entrada por la calle Sinoga, casas en evidente estado de ruina y abandono. Al comienzo de la calle, en una de las aceras sin edificios, hay árboles, arbustos y vegetación diversa, con flores en primavera. 
A la derecha pequeñas casas y al fondo nuevos edificios.
Al fondo el aparcamiento subterráneo de la Mota Vieja.
Solar junto a la pequeña casa.
Vista de la calle desde la Cuesta del Río.
La calle, es cerrada y yendo por ella, vemos que hacia el medio,  forma un ángulo recto en dirección sur-oeste y si seguimos hasta su final veremos que no tiene salida, pues termina con una reja, que cierra el paso, pero que, a modo de balcón, permite ver una parte del paisaje. Este pequeño balcón seguramente es lo que ha motivado su nombre, Mirador del Río. Y es que desde él se puede contemplar,  y también admirar, una parte de la vega del Órbigo y del Caño de los Molinos, algo del Prado de las Pavas, del Parque de la Pradera, y de la antigua estación, etc.
La calle termina cerrada con una reja, a modo de balcón.
Hay edificios hasta el final de la calle.
El balcón de la calle Mirador del Rio.
Edificios y calles que se ven desde el balcón.
....Y el paisaje de la Vega del Órbigo y del Caño de los Molinos.
La ciudad de Benavente, por estar ubicada en un altozano, dispone de varios espacios como este e incluso más amplios, aunque sin reja, a modo de balcón. Ocurre en todas las ciudades situadas de la misma forma. El paisaje de su alrededor es algo que las distingue y revaloriza. Y por supuesto uno de los atractivos para el turismo. Basta pensar en la Mota o en algunos barrios como S. Isidro, Bella Vista etc., desde los cuales se contemplan vistas panorámicas con bellos paisajes
Y Benavente podía disponer incluso de más y mejores sitios, en otros lugares, si los altos edificios construidos, no hace muchos años, no lo hubiesen impedido. Es el caso de la amplia vista de la vega y ribera del río Esla, que podía contemplar todo el que pasaba o paseaba por la calle El Pinar, antes de la construcción de tan elevados edificios en dicha calle.
En este tipo de ciudades hay que proteger estos espacios abiertos, aunque desde los cuales se ofrezcan solamente bellas vistas y paisajes a los visitantes. Esto también constituye un atractivo turístico para las personas. Y es un patrimonio del que dispone la ciudad, el patrimonio que la misma naturaleza ofrece.
Que la calle Mirador del  Río se repare y que su balcón continúe allí, aunque sólo sea para complacer a todas aquellas personas que se acercan a la ciudad para contemplar  bellas vistas y paisajes.     

jueves, 19 de mayo de 2016

Benavente: Casa del Tinte. Años 80.



Fachada principal de la casa con coches aparcados y Fotografía Jesús.
Sobre esta casa, su historia y los cambios efectuados en ella, ya he escrito y publicado un reportaje con anterioridad y con abundantes imágenes, recientes y también del pasado, en este blog.  Ahora solamente pretendo abundar en el pasado al ver y recordar estas fotografías en blanco y negro, que hice hace ya mucho tiempo, durante aquellos años en los que, poco a poco, el edificio se iba destruyendo, hasta el momento final.
Puerta principal de entrada a  la casa, casi siempre cerrada.
Patio central e interior con galerías.
En la fachada destacaba su parte central y el balcón alargado.
Así se encontraban los dos escudos de la fachada a los lados de la ventana.
Algunas de ellas, cuyos negativos revelé y amplié en positivo en el laboratorio del I. León Felipe, fueron ya publicadas en el libro Recopilación Fotográfica sobre el Patrimonio Histórico-Artístico de Benavente, que en el año 1991 publicó el CEB Ledo del Pozo, y que tanta aceptación tuvo, no sólo por ser el primero editado, sino por la gran colaboración que hubo para su realización.
Además, previamente a su edición, hubo una exposición en la que participaron muchos ciudadanos de Benavente que aportaron fotografías antiguas de la ciudad. 
La fachada se iba deteriorando...
...y llegó el momento en que se derrumbó una parte.
Imagen de la fachada con el balcón de hierro alargado, de gran vistosidad.
Vista general de la casa desde la Plaza del Sepulcro.
Aspecto de la fachada que daba  a la plaza del Sepulcro.
Quiero recordar aquí algunos datos, e información, que incluimos en el libro citado como comentario sobre este edificio.
Situada casi al final de la calle de los Herreros fue fundada por el canónigo Carvajal en los años 1594-1595 para asilo de ancianos, denominándose Hospital d Letrán, si bien popularmente era conocida como “Hospital de los Viejos”. Una cofradía con capilla en el Convento de Santo Domingo, la del Rosario, era la titular del Hospital…El Pontífice Pío IV despachó bulas y expidió privilegios. La citada cofradía mantenía a sus expensas a doce ancianos de la Villa en este Hospital.
En el siglo XIX, bajo el mecenazgo de los condes, pasó a ser casa de oficios textiles, pero popularmente se llamó “Casa del Tinte”.
Posteriormente pasó a ser casa de vecinos, cayendo en la situación de deterioro progresivo, como se ve en estas fotografías de los años 80 y que yo mismo realicé y publiqué en momentos distintos.

Portada del libro citado.


lunes, 16 de mayo de 2016

Filatelia:Tres nuevos sellos sobre Benavente.


El grupo Filatélico de Benavente ha solicitado de Correos, dentro del programa Tu Sello, la emisión de tres sellos sobre monumentos artísticos de la ciudad: Ábsides de Santa María del Azogue, Puerta de la Epifanía de la iglesia de San Juan del Mercado y Torreón del antiguo Castillo de los Condes.

Con el citado programa -Tu Sello- Correos pretende que las empresas, entidades, instituciones, asociaciones y personas particulares que lo deseen puedan personalizar o transformar las imágenes que quieran  en sellos de Correos. Pueden diseñar sus propios sellos con las mismas características del sello tradicional, aunque su franqueo sea distinto.
Con anterioridad en Benavente hemos solicitado este tipo de sellos para el Llamador del Hospital de la Piedad y el Monumento al Toro Enmaromado. Y también de la comarca: Ramo de Santa Cristina de la Polvorosa y Puente Medieval de Castrogonzalo.

 

El Grupo, antes de finalizar sus actividades, iniciadas en el año 1981, ha creído conveniente solicitar sellos de los monumentos artísticos e históricos de la ciudad, los que existen en la actualidad. No deja de ser una forma más de darlos a conocer, a través del correo, y de los coleccionistas filatélicos.   
El franqueo de este tipo de sellos es con la letra A mayúscula, que se puede utilizar en cartas, tarjetas y paquetes normalizados, para envíos urbanos e interurbanos. En la oficina de Correos local les matasellarán las cartas y demás envíos postales que realicen con estos sellos, lo mismo que con los demás. Pero estos sellos pertenecen al Grupo Filatélico que es el que los ha solicitado. Y los que quieran adquirirlos tendrán que dirigirse al Grupo.
En Benavente siempre hubo y sigue habiendo personas coleccionistas de sellos, pertenecientes o no al Grupo Filatélico. Son personas conscientes de que la Filatelia es cultura, pues, a través de estas pequeñas imágenes que son los sellos, reciben información variada sobre cualquier aspecto relacionado con las ciencias y también con las letras. Saben ellos muy bien que con los sellos se pueden conocer personajes importantes en todos los órdenes, desde los jefes de estado hasta los artistas y quienes hayan destacado en cualquier actividad humana. 











miércoles, 11 de mayo de 2016

Benavente: Convento de San Jerónimo. Imágenes de los años 80.



Este convento de Benavente, ya desaparecido, se encontraba a las afueras de la Villa junto al camino de León, después carretera y en el lugar conocido y denominado “Huerta de Don Pío”. Sobré él ya escribí en este blog en otra ocasión.
No tenemos que olvidar que el convento fue construido en 1528 y que albergó un colegio de Teología y Arte. Y que su fundación se debió a Doña Teresa Carrillo y a su esposo Don Francisco Enríquez, que dispusieron en él su enterramiento. El colegio se denominaba “Colegio de Nuestra Señora de la Piedad” debido a que en sus inmediaciones existía una antigua ermita titulada Ermita de la Piedad,  
En 1809 fue utilizado como cuartel por las tropas francesas, que lo incendiaron, por lo que quedó destruido en parte.
En 1820 se efectuaron inspecciones por comisionados del Ayuntamiento en varios monasterios de Benavente y su comarca, entre ellos este de San Jerónimo. Los informes indican que fueron reconocidos  “los claustros, iglesia, despensa, panera y demás sitios del Colegio de San Jerónimo, a extramuros de esta villa, que se halla arruinado, hallándose diversos materiales en el centro de su colegio, destinados a su reedificación. También un molino y una alameda, propiedad del convento en la villa de Redelga”
Desamortizado en el siglo XIX, pasó luego a manos privadas y desde entonces se llamó popularmente “Huerta de Don Pío” por pertenecer a la familia del que fuera Ministro de Fomento Don Pío Pita Pizarro.
Por los años de 1980 me acerqué por allí en varias ocasiones, para sacar fotos de la huerta y exteriores de todo el espacio que ocupaba el convento. Pero en una ocasión el dueño de la nueva casa construida allí, sobre las ruinas del convento y aprovechando algunas de las construcciones conventuales, me permitió ver el interior con los pocos restos que se conservaban del antiguo edifico del siglo XVI. 
Entrada al convento. En las paredes antiguos capiteles.
Portada del convento.
Restos de muros del antiguo convento.
Junto al muro antiguo la nueva casa construida.


Una de las ventanas de la antigua edificación.
Capitel conservado sobre la nueva pared.



Las fotografías nos muestran algunos detalles de lo que quedaba de la antigua construcción, y también de la nueva casa, construida sobre ella.
Imágenes de la nueva casa construida en el lugar del convento...
...Y algunas otras edificaciones.
Con su permiso recorrí tambien la huerta del antiguo monasterio y los muros que la rodeaban, algunos también de gran antigüedad.

Imágenes de cómo se encontraba la cerca de la huerta en los años 80.

Mesa de piedra sobre antigua columna del convento.

(La información está tomada del libro Recopilación Fotográfica sobre el Patrimonio Histórico Artístico de Benavente, el primer libro que editamos en el Centro de Estudios Benaventanos “Ledo del Pozo”, año 1991, y que tanto éxito tuvo y sigue teniendo, pues fue el comienzo del Centro y sirvió para mostrar una las finalidades más importantes del mismo, como es la información, defensa y protección del patrimonio local y comarcal).
Portada del libro editado en 1991.
Con anterioridad a su publicación el Centro de Estudios organizó una exposición fotográfica para la que se contó con la colaboración de muchas personas de la ciudad, que cedieron desinteresadamente fotografías antiguas para la muestra. Sobre dicha exposición publicaré próximamente un reportaje en este blog.