viernes, 22 de agosto de 2014

Pinturas en Colinas de Transmonte.



La iglesia se encuentra en un lugar elevado
Hace unos días, al pasar por Colinas y acercarme a su iglesia, que se encuentra en lugar elevado, me han llamado a atención, y sorprendido, las pinturas que decoran los muros, y paredes de las calles cercanas, e incluso la escalera por la que se accede a la misma iglesia. Colores vivos y alegres para que, quien lo vea, sienta o experimente sensaciones positivas. Y además algunos de los temas que se representan en las pinturas reflejan momentos vividos en el pueblo en el trabajo, o en la vida diaria.
De hecho en uno de los muros, sobre el cual se lee “si quieres que algo cambie, cambia” se refleja una plantación de viñas, el trabajo que en ellas se realiza y la elaboración del vino en las bodegas, bodegas que también aparecen pintadas, y que se encuentran cerca de este lugar.
Las bodegas del pueblo al final de la pared, y encima la frase citada.
Pétalos de flor con el nombre de los participantes en el concurso.
Carro de los de viga y un burro al lado.
Muro con escenas de vendimia y bodega.
Pisa de la uva.
Toneles y viga de un lagar.
Llenando la cuba con el mosto.
En la pared frente a la iglesia vemos el cartel Bienvenidos  a Colinas, algunas casas y la espadaña de la iglesia con el nido de la cigüeña.
La escalera de acceso al templo está pintada también, lo mismo que la pequeña y estrecha calle de la lado, tanto su pared como el pavimento. Aquí en colores variados y vivos, con predominio de los azules y verdes, como azul es el del cielo y verdes los árboles y demás plantas de las vegas del arroyo Almucera y del rio Tera, que pasan muy cerca del pueblo. No faltan algunos animales y aves que se refugian o esconden entre la vegetación de la ribera.
Escalera de acceso a la iglesia, también pintada.
Y la pequeña calle que hay al lado.
Podemos decir que la plaza de la iglesia está engalanada y durante un tiempo servirá de gozo y deleite para los vecinos, y también será una sorpresa para los forasteros que se acerquen por allí.
Hablo con uno de los pintores que está completando su tarea. Me dice que es una actividad que se ha realizado en el pueblo y que todos o casi todos son aficionados y no pintores profesionales. “Yo concretamente estoy pintando mi viña en esta pared, los demás ya lo han hecho en días anteriores, y han pintado todo lo demás que se refleja aquí, relacionado con la uva el vino y la bodega”.
"Yo estoy pintando mi viña".
Es él quien me dice que me acerque al parque de la pradera donde hay más escenas pintadas. Efectivamente me acerco y veo dos casetas relacionadas con el agua, pintadas totalmente y con algunas frases, algunas muy apropiadas y relacionadas con la función que desempeñan dichas casetas. También destacan los colores empleados que adornan y embellecen a los edificios y a su entorno.
Me cuentan que esta actividad es fruto de la celebración en el pueblo de  un taller formativo sobre creatividad, arte rural y decoración, financiado por Magrama (Ministerio Agricultura, Alimentación y Media Ambiente) destinado a personas desempleadas. Lo que han pretendido en este caso es valorar e impulsar la importancia de ser creativo, crear ideas y realizarlas en grupo, al tiempo que se embellece el lugar que une a todos, el pueblo.
Parece ser que la idea y su realización ha tenido gran éxito entre los participantes y también gran aceptación entre los vecinos del pueblo y los muchos forasteros que se han acercado allí para verlo.
Ojala se sigan realizando cursos y actividades, de este u otro tipo, en los demás pueblos de la comarca y provincia, porque los pueblos necesitan vida y animación, y algo que sorprenda a todos, como ha ocurrido en Colinas, al pintar y decorar las paredes y el pavimento de algunas de sus calles.