lunes, 24 de julio de 2017

Santiago apóstol en los refranes del mes de Julio.



Retablo. Iglesia de Sta. María del Azogue. Benavente.
Santiago Peregrino. Puerta sur iglesia de Sta. Marta de Tera.
Santiago el Mayor, hermano mayor del apóstol Juan, hijo del Zebedeo, pescador en el lago de Galilea, es uno de los primeros discípulos de Jesús, junto con Andrés, Pedro y Juan. Su apostolado, posterior a la Ascención, se conoce menos que el de los demás apóstoles. Tras haber ido a Siria a predicar, regresa a Jerusalén donde es decapitado en el año 44.
En torno a él existen muchas leyendas. La más célebre es la del apóstol que vino a evangelizar a España, se convierte en su patrón y sitúa su sepulcro en Galicia, concretamente en Santiago de Compostela. Estas tradiciones son tardías (s. IX- X), pero contribuyeron al desarrollo del culto en España y después en toda la Cristiandad.
A partir del año 1000 la peregrinación a su sepulcro en Compostela se convierte en la principal de occidente, después de la de Roma.
Hay iglesias y ermitas de Santiago por todas las partes y sus imágenes se multiplican.
En la Edad Media es el patrón de peregrinos y caballeros y, aunque en la Edad Moderna su culto disminuyó, en la actualidad se ha acrecentado debido, sobre todo, a las peregrinaciones.
A Santiago se le puede representar como apóstol, con los pies descalzos sosteniendo un rollo o libro en la mano. También sobre un caballo blanco poniendo en fuga a los moros en la batalla de Clavijo. Pero, sobre todo, se le representa como peregrino con manto largo, sombrero de ala ancha, con un zurrón y apoyado en un bordón (bastón de caminante terminado en una bola). Sus vestidos se adornan con una o varias conchas de Santiago, su atributo más habitual desde el siglo XII.
Los artistas han representado, ocasionalmente, las diversas escenas de la vida de Santiago. Sobre todo los episodios de su viaje legendario a España, con abundante iconografía, y sus muchos milagros, sus victorias contra los moros en la batalla de Clavijo, la aparición de la Virgen en Zaragoza y el traslado a Galicia.
En las pinturas, esculturas u otras representaciones de Santiago podremos ver alguno o algunos de sus atributos: concha, espada (de su decapitación). Indumentaria de peregrino: bordón, sombrero de ala ancha, manto largo, zurrón. Ocasionalmente: cruz de arzobispo (se le considera el primer arzobispo de España).
En esta comarca de Benavente y los Valles, por donde transcurre también alguno de los muchos caminos de peregrinación a Compostela, se cuenta con algunas iglesias dedicadas al santo, como patrón: Abraveses de Tera, Moratones de Valverde, Otero de Bodas, Pumarejo de Tera y San Cristóbal de Entreviñas. En otras podemos ver también imágenes del Santiago, aunque no sea el patrón, en sus distintas representaciones: apóstol, a caballo y peregrino. He aquí algunas de ellas:
Iglesia de Abraveses de Tera.
Iglesia de Castrogonzalo
Iglesia de Pumarrejo de Tera.
Iglesia de Moratones de Vidriales.
Relieve con Santiago. Iglesia de Moratones de Vidriales.
Las siguientes imágenes representan a Santiago caballero:
Iglesia de Aguilar de Tera.
Iglesia de Vecilla de Transmonte.
Iglesia de Moratones de Vidriales.
Saantiago a caballo. Abraveses de Tera.
Iglesia de Otero de Bodas.
Por lo demás, los refranes, no muchos, en los que se nombra a Santiago, también nos acercan, e informan, sobre el tiempo, la agricultura y algunas de las particularidades del santo y de otros santos que se citan junto a él.  
A promesas de San Pedro (29 de junio), cumplimiento de Santiago.
Camino de Santiago, tanto anda el cojo como el sano.
Cuando unos van a Santiago, ya vuelven otros con conchas.
El verano en la montaña empieza en Santiago y acaba en Santa Ana.
En llegando Santiago, pica la uva el pavo.
Por Santiago y Santa Ana da vuelta a tu higuerita por la mañana.
Por Santiago y Santa Ana pintan las uvas y para Nuestra Señora (8 de Septiembre) ya están maduras.
Por Santiago y Santa Ana pintan las uvas y las granadas.
Por Santiago y Santa Ana pinta la uva y por San Roque (16 de Agosto) ya está madura.
Por Santiago pinta la uva, pinta el melón y el melocotón.
Por Santiago, el buen nabo ha de estar sembrado.
Por Santiago esconde el conejo el rabo y por San Miguel (29 de Septiembre) se le vuelve a ver.
Por Santiago, pinta el bago (grano de uva); pinta la uva, que ya está madura.
Por Santiago, ve a tu viña y hallarás bago.
Por Santiago los calores te agobiarán como un mar de sudores.
Si quieres sandías por Santiago, siémbralas por San Marcos (25 d Abril).


sábado, 22 de julio de 2017

Benavente: Plaza Virgen de la Vega.


Así se denomina en el plano, o callejero actual, esta plaza. Seguramente que por la cercanía del Colegio de Enseñanza que lleva este nombre. Y se la conoce con esta denominación desde hace no mucho tiempo, pues popularmente siempre fue la Plaza del Obispo o Plaza de las Monjas. Y es que a ella dan, o en ella se encuentran, gran parte de los edificios que forman el Colegio de las Hermanas de San Vicente de Paúl: Salón de actos, capilla y entrada principal. Tan solo el patio da a una calle próxima. La referencia al obispo no es otra que por ser lugar de residencia cuando el prelado viene y pernocta en Benavente.
Se encuentra esta plaza al final de la Cuesta del Hospital y se accede a ella desde la Avenida Maragatos y también desde la actual Avda. Sor Asunción Romo, antes Avda. Plaza de Toros. Y también  desde la calle del Parque en la que se encuentra el Colegio privado regido, hasta hace pocos años, por los religiosos de San Pedro ad Víncula, conocido como Colegio La Vega.

A la izquierda de la imagen la Plaza Virgen de la Vega.
La Plaza vista desde otro lugar.
Edificio de la capilla del Colegio de San Vicente Paul.
Desde hace años existe una pasarela sobre la Cuesta del Hospital que comunica esta plaza con la calle de los Herreros y otras. Por ella pasan diariamente muchas personas evitando así el rodeo que supone hacerlo por el paso peatonal de la plaza de la Fuente, que también está cerca de ella.

La fama de esta plaza le viene también, en parte, por ser lugar de cita y reunión en muchos de los viajes que se organizan, tanto por Colegios e Institutos, como por agencias, asociaciones y otras instituciones. Allí esperan los autobuses antes de iniciar los viajes y allí también es el punto de llegada. Y es que es un lugar próximo y bastante céntrico para todos, con aparcamiento y, sobre todo, cercano a la salida de la ciudad desde  donde se pueden coger algunas autovías.
En la plaza hay zonas verdes con plantas y árboles, y también bancos, que hacen agradable la estancia a quienes deseen pasar un tiempo allí a lo largo del día. Hace años incluso se contaba con el kiosko de Maxi, persona muy conocida en la ciudad, a la vez que estimada. Pero el kiosko desapareció y los clientes se han visto obligados a ir a otros lugares cercanos para comprar la prensa y las revistas, o los chuches y demás golosinas. Sea lo que sea, lo cierto es que es este un lugar muy animado y concurrido todos los días.

En las siguientes fotografías, más antiguas y en blanco y negro, podemos ver la situación de la plaza y algunas de las calles que había cerca de ella, con solares y edificios sin construir.

martes, 11 de julio de 2017

La Casa Morán de Benavente.


Fachada de la casa en la Avenida de Luis Morán, antes del incendio.

Ventanas de uno de los lados de la fachada. También antes del incendio.
Puerta de entrada y ventanas de al lado. Antes del incendio.
Así estaba este rincón exterior de la casa.
Edificio detrás de la casa, antigua fábrica de harinas.
Parte baja del edificio anterior, con ventanas enrejadas.
Aspecto que presenta la fachada de la casa, después del incendio.
La fachada desde otro lugar, tras el incendio. Sin tejado.
Entrada principal y ventanas de al lado. El interior aparece quemado.
Ventanales de una parte de la casa, tras el incendio.
Hace unos días,  esta casa de Benavente, situada en la Avenida que lleva  el nombre de  su propietario, Luis Morán, político de la ciudad, sufrió un incendio y estuvo a punto de desaparecer, si los bomberos no hubiesen actuado a tiempo y con habilidad. Al menos su fachada, precisamente la que da a la avenida, se pudo salvar y se mantiene casi en el mismo estado que tenía con anterioridad al suceso. Y es que la antigüedad y singularidad de la misma, en cuanto al tipo de construcción y ornamentación, merece respeto y atención. Así la consideramos y valoramos en el Centro de Estudios Benaventanos “Ledo del Pozo” cuando en el año 1991 publicamos el libro Recopilación Fotográfica sobre el Patrimonio Histórico-Artístico de Benavente. La imagen de esta casa, junto con otras casas y edificios de interés, se publicó en el libro, pensando siempre en que su conservación y mantenimiento sería positivo para la ciudad. Y así se hizo y se consiguió con algunas, pero otras de las publicadas, desgraciadamente, ya han  desaparecido.

La fachada de la Casa Morán en el año 1991. (F.- E. P. Mencía)
Y es que Benavente con tanta destrucción de casas, o edificios de otro tipo, a lo largo del tiempo, por más que algunos de ellos podían haberse conservado, se ha quedado sin una gran parte de su patrimonio arquitectónico que, de haberse mantenido en pie, hubiese contribuido a la revalorización de la ciudad.
En este blog, al escribir, a lo largo de los años, sobre las distintas calles y plazas, he intentado destacar aquellos edificios antiguos que ya han desaparecido y, en su lugar se han construido otros, que nada o poco tiene que ver con el anterior. Esto ha ocurrido con la Casa del Tinte, Casa de los Ajero Bobillo, Matadero Municipal, y casas varias de ladrillo, de finales del siglo XIX o principios del XX, en la Rúa, calle Carnicerías, plaza Mayor, plaza de Santa María, plaza de Juan Carlos I y otros lugares… 
Tal vez algunas de ellas, en evidente deterioro, no se pudiesen conservar o sería muy costoso hacerlo, pero otras sí podían haberse mantenido con las reformas necesarias. Algunas incluso podían haberse protegido y ser dedicadas a algún tipo de servicio para los ciudadanos. Es el caso del antiguo matadero que, tras su destrucción total, el nuevo edificio de varias plantas se ha convertido en centro cívico de carácter social, aunque de momento está infrautilizado.
Vista general de la fachada del antiguo matadero municipal.
Entrada principal al antiguo matadero de Benavente.
Una parte del matadero cuando comenzó su destrucción.
Momento en el que la máquina está a punto de finalizar el derribo.
Sobre este edificio del antiguo matadero, de planta baja y buen aspecto, alguien lanzó, en su momento, la idea de mantenerlo, restaurarlo y poder dedicarlo a un futuro museo de la ciudad, etnográfico, arqueológico, de ciencias naturales, e incluso  artístico, pues la amplitud de su espacio daba para todo ello. Y es que el museo es una de las cosas pendientes en Benavente sobre lo cual todavía no se ha tomado decisión alguna. Por más que se disponga ya de gran parte de los materiales que pudiera albergar, pues se cuenta con la donación de Nicasio Rodríguez en lo referente a Arqueología; la de Recaredo, vecino de Castroverde de Campos, en lo que se refiere a Etnografía, y las donaciones de otro tipo de materiales por parte de algunas personas particulares, que estarían dispuestos a hacerlo, siempre que fuese para el futuro museo.
Si no se dispone de iniciativa municipal, con evidente voluntad política para hacerlo, las distintas y abundantes piezas, o útiles, que contienen estas donaciones hechas, o que se harían al Ayuntamiento de Benavente, nunca podrán ser vistas o conocidas por los ciudadanos, ni admiradas o valoradas, como se debe. Personalmente conozco gran parte de ellas, tanto las de Nicasio Rodríguez, por haber estado en contacto con él en muchas ocasiones, como también las piezas etnográficas de Recaredo, al haber participado en la recogida y selección de las mismas en Castroverde de Campos, cuando se trajeron para Benavente.
Todo esto viene a cuento y me lo ha recordado el incendio de la Casa Morán, casa con fachada singular, de buen ver y también de admirar, que ha estado  a punto de desaparecer a causa de un incendio, pero que no ha sido así, al menos en su fachada. Participo de la opinión, junto con otras personas, de que esta casa, debidamente restaurada, podía albergar el museo o algún museo para la ciudad. Además ocurre que cuenta con amplio espacio pues, en la parte de atrás de la misma, se encontraba la fábrica de harinas de la cual los Morán eran propietarios. Y respecto al lugar también es apropiado, pues se encuentra muy cerca de la Plaza de la Soledad, en donde hay mucho tráfico y movimiento, no sólo de vehículos, sino también de personas. Y es que en la plaza confluyen, o de ella parten, varias avenidas, y algunas calles para acceder al centro de Benavente.

sábado, 1 de julio de 2017

Refranes aplicados al mes de Julio.



           Este mes es el más importante del verano que ya ha comenzado. El mes más cálido del año en el que el sol luce  durante 14 o 15 horas y la radiación solar que recibe el suelo es máxima. Apenas proyectamos sombra.
Es el mes record en temperaturas y, además de ser el más cálido es el más seco. El refranero popular se hace eco de todo esto y de la influencia que causa en la agricultura.
Los calores aprietan y las plantas necesitan de frecuentes riegos, para conseguir buenos y abundantes frutos. Las malas hierbas invaden las tierras, perjudicando a las cosechas, si no se eliminan a su debido tiempo. Los rosales se preparan para una segunda floración y nuevas flores exigen atención y cuidado.
Los refranes aplicados a este mes nos muestran e informan sobre sus particularidades.
Julio abrasado, trigo seco y blanco.
Julio calorero llena bodega y granero.
Julio, el mes más coro cuando hay peculio.
Julio juliado echa la moza de al lado.
Julio, trigo ene le surco.
Junio, julio y agosto, ni dama ni mosto.
Junio, julio y agosto, y puerto de Cartagena.
Calor en julio, castañas seguro.
Comienza julio, con las hoces en el puño.
Dice el labrador al trigo: Para julio te espero, amigo.
En el mes de julio, sol y sombra como ninguno.
En julio, beber y sudar, y el fresco ni merece buscar.
En julio, de la uva empieza el zumo.
En julio, el melón echa color.
En julio ¿dónde anda el mozo? En la acequia o en el pozo.
En julio es gran tabarra, el canto de la cigarra.
En julio, mi trigo; y en agosto el de mi amigo.
En julio se pone el pan a la hora ludio.
En julio y agosto, ni hembra -o ni mujer- ni mosto.
La lluvia de julio hace madera.
La lluvia de julio no hace mal a ninguno.
La lluvia de julio se seca al segundo.
Por mucho que quiera ser, julio poco ha de llover.
Si en julio llueve, renace la hierba y el trigo se pierde.
Si en julio vienen solanos, se va el fruto de las manos.
Si quieres buenos nabos, por julio has de sembrarlos.
Un julio normal seca el manantial.