jueves, 18 de octubre de 2012

Palomares en Cerecinos de Campos.



Paisaje con palomar en medio de los sembrados.

Cerecinos es uno de los pueblos de la provincia de Zamora, ya en tierra de Campos, en el que eran muchos los palomares existentes hasta hace no muchos años. Predominan los de forma cuadrada, algunos hasta con cuatro tejados, y con patio interior. También los hay en el corral de algunas casas habitadas. Los cambios en  los cultivos, las industrias agrarias y las formas de vida han conseguido el abandono de muchos y seguidamente su destrucción total o en parte, como se ve en algunas de las imágenes
Con cuatro tejadillos, y en ruinas.
Con tres tejados, adornos con pináculos  y en proceso de destrucción.
Detalle de la parte superior del palomar anterior.

 
Cuadrado, patio interior y pequeñas troneras. Restaurado con ladrillos.
Cuadrado, de tapial, patio interior, y adornos con ladrillos.

Cuadrado, de tapial y con patio interior.
Con un solo tejado, mirando hacia el este y en ruinas. Con pared para los vientos.
En el patio de una vivienda. De ladrillo, con troneras y otros adornos.
Pero en Cerecinos siguen en pie y en usos todavía, varios palomares, gracias solamente a que algunos vecinos, agricultores y amantes de estos edificios y de sus habitantes, los han reconstruido, o construido de nuevo. Además se encuentran en medio de los campos sembrados de cereales, verdes en la primavera, y secos cuando los calores y el verano anuncian ya la recogida de la cosecha. 



Cuadrado, de reciente construcción o reparación.
Detalle del palomar anterior.

Otro palomar cuadrado en medio de un campo sembrado, y con diversos colores en el paisaje de fondo.
Palomar circular con patio interior y pared adornada con ladrillos a modo de cenefa.
Circular con patio interior y pináculos de adorno.
Detalle del palomar anterior.

Y es que Cerecinos, si atendemos a su etimología, además de ser pueblo de campos de cereales, lo era, y sigue siendo, pueblo de árboles entre los que destacaba el cerezo, cuyo fruto producían en abundancia, más en el pasado que en la actualidad. Y sus cosechas de trigo y de cerezas eran muy conocidas por toda la comarca y provincia. Pero también muchos vecinos obtenían unos beneficios de sus palomares y por eso cuidaban los edificios y atendían con esmero a las palomas y los pichones.