martes, 28 de mayo de 2013

Benavente. Fiesta del Toro Enmaromado: Programa del año 1958.


Tengo en mis manos el programa de la fiesta del toro enmaromado del año 1958. Consta de 14 hojas, no de gran tamaño (11x20 cm.) y en forma vertical. En su portada, o si queremos primera página, se escribe, de forma destacada: “Benavente, ciudad de los Condes- Duques celebra su tradicional y típica Fiesta del Toro Enmaromado en la víspera del Corpus, durante los días 2, 3 y 4 de Junio de 1958”. Como adorno en dicha portada una foto del torreón del castillo en color verde. Y en la contraportada un anuncio de suministros industriales y agrícolas, bien presentado y con el dibujo de un tractor incluido. 

Portada




Contraportada.



















En una breve presentación, quien la escribe hace referencia a la antigua y ya olvidada leyenda sobre ‘el toro y la condesa’, que se propagó más en el pasado,  a falta de investigación y  otros datos históricos, ahora ya conocidos, sobre el verdadero origen y antigüedad de la fiesta. 

Presentación.
El programa señala los tres únicos días dedicados al festejo: lunes, martes y miércoles anteriores al Corpus, que se celebró siempre el jueves, hasta hace no muchos años.
El lunes, preludio y primer día festivo, había disparo de cohetes a las doce de la mañana y desfile de gigantillos-cabezudos acompañados de la dulzaina. Y a la nueve de la noche, en la plaza España (hoy plaza Mayor) teatro de marionetas alternando con el grupo de coros y danzas de la ciudad.
Un día este, como se ve, con gran sabor y respeto a la tradición de los antepasados, que por lo que se advierte tenían algo que decir en la fiesta. Y seguro que también era del agrado de muchos ciudadanos.
Pero es que actividades y folclore tradicional continuaban el martes, segundo día festivo. Por la tarde se anunciaba la llegada del toro con disparo de seis bombas. Este año hubo jincana organizada por un grupo de aficionados al Moto-Club. A las once de la noche, en la plaza, profusamente adornada, soberbia verbena “cotillón” amenizada por Orquestina y clásico organillo, durante la cual se lanzarán una colección de  cohetes aéreos iluminados. Y a la una todas las señoritas que asistan ataviadas con tajes tradicionales o mantones de Manila serán obsequiadas con una bolsita sorpresa, adjudicándose como premios tres magníficos regalos entre las que, a juicio del jurado, estén mejor ataviadas”.
A juzgar por el relato se trataba de una verbena popular y tradicional, por la música e instrumentos que la tocaban, los trajes que vestían y cómo no por los adornos que embellecían ventanas y balcones de la plaza, y hasta por los cohetes aéreos iluminados que lanzaban al aire.
Lunes y martes festivos.
Como siempre ocurrió por entonces, y también en la actualidad, el día más importante, era el miércoles día en el que el toro enmaromado recorre las calles de la ciudad.  Pero tampoco se olvidaban de lo suyo, lo popular, tradicional e incluso lo regional, que en estos últimos años parece que se quiere hacer notar de nuevo.
 Casi todo el día estaba ocupado con diversos actos, algunos de los cuales no estaría más recordar y vivir. A las siete de la madrugada DIANA amenizada por clásicas dulzainas, que recorrerán las calles de la ciudad, disparándose una porción de cohetes.
A las once desfilarán por calles y plazas los DANZANTES, debidamente ataviados con trajes  de la Región Leonesa, actuando con su extenso repertorio de bailes al son de las dulzainas y los tambores.
A las 3,30 de la tarde, en la plaza España, concurso de música por DULZAINEROS, pudiendo concurrir todos los pueblos de la Comarca, y se adjudicarán premios a los que se inscriban y resulten elegidos por aclamación mayor.
Y llega el momento esperado, motivo principal de la fiesta, la salida y carrera del toro enmaromado, que se anuncia en el programa de esta manera:
A las 5.30. será disparada la primera bomba anunciando la salida del toro “Cubanito”.
A las seis en punto, será disparada la tercera y última bomba, aviso para la salida del toril, haciendo el recorrido de las calles y plazas del año anterior.
Una vez terminado el recorrido, con la llegada del toro al antiguo matadero, que según cuentan siempre ocurría, y tras el ceremonial o ritual existente en torno al astado, su muerte y su sangre, la fiesta continuaba de la siguiente manera:
De ocho a diez de la noche BAILE POPULAR en diversas plazas de la ciudad.
(Muy interesante la idea, pues la fiesta es popular, para toda la población, con actos para todos, actos que se deben celebrar en las calles y plazas de los distintos barrios de la ciudad, para estar cerca de los ciudadanos y no solamente en el centro de la misma).
De 11 de la noche a 2 de la mañana MAGNIFICA VERBENA POPULAR en el Parque de Ramón y Cajal La Mota, disparándose a la terminación una escogida colección de cohetes voladores iluminados, como fin de fiesta.
NOTA: Este programa ha podido realizarse con la entusiasta colaboración de los industriales que insertan sus anuncios y que les queda muy agradecidos LA COMISIÓN.

Miércoles, el día Grande.
En las dos páginas centrales del programa hay varias fotos antiguas en las que se ve el caserío y algunas calles y plazas por las que pasó el toro en años anteriores. Hasta en esto eran respetuosos con el pasado quienes vivieron y prepararon el programa. Esto nos indica que el presente necesita del pasado, vive y se nutre en gran medida del pasado, por eso se recuerda, y no se pueden separar. En muchos aspectos de la vida, incluso en lo relativo a las fiestas, es necesario introducir actos o actividades diversas, algunas de ellas respetuosas con la tradición, y siempre atractivas para niños, jóvenes y mayores. 

Fotografías antiguas, de años anteriores a 1958.
También se dedica una página a la Virgen de la Vega, patona de la ciudad con imagen del escudo y el himno a ella dedicado.

Himno a la patrona la Virgen de la Vega.
El programa es breve, sencillo y seguramente que fuese no muy costoso. Además se ve también que eran muchos los industriales que, ya hace más de 50 años, colaboraban con la fiesta. Nos informa tal y como se celebraba. Era muy popular y tradicional, sin recargos y exageraciones en colores, y en músicas estruendosas, y seguramente que también sin grandes juergas, agobios callejeros y otras cosas que sobrepasan el límite de la normalidad. Un programa breve en extensión, pero con suficiente contenido para una publicación sobre la fiesta, más exhaustiva, contando siempre con los origenes, la historia y las muchas imágenes existentes.
El Bombero torero y otros anuncios.
Un anuncio con curiosos dibujos.
Otras dos páginas de anuncios variados.
Igualatorio médico en Valladolid y Benavente.
Más anuncios de industriales colaboradores con la fiesta en este año 1958.
Como complemento al comentario sobre el programa me permito añadir varias imágenes antiguas relacionadas con la carrera del toro enmaromado a su paso por varias calles y plazas de la ciudad en la década de 1950.
Calle del antiguo Toril

El toro pasando por la Rua.
En la Plaza de la iglesia de Santa María del Azogue.
Plaza de Santa María.
Plaza de san Martín.
Plaza de la Madera.
Calle de los Carros.
Comienzo de la calle de los Carros.
En la plaza del Grano.
El toro refrescando en el Caño de los Molinos.
Plaza del Grano
Plaza del Grano
En la plazuela de los Leones.
Calle de la Encomienda.